La maravilla de un nacimiento natural