No le pidas a Dios que te quite los obstáculos