El secreto de la paciencia es recordar que el dolor es temporal