La vida pinta más a drama que a comedia