La única causa perdida es aquella que se abandona