La sonrisa no cuesta nada, pero vale mucho