La muerte no nos roba los seres amados.