La verdadera amistad es como la fosforescencia