La esperanza no es fingir que no existen los problemas