Gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas