En la boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso.