La mentira es también un arma de destrucción masiva.