El enojo funciona más rápido que la mente