Empecé a callar y comencé a irme