La muerte nunca se supera, tan solo se acepta