Cuando el dolor llega a nuestra alma