Cuando aceptes tus defectos, nadie podrá utilizarlos para hacerte daño.