Todos necesitamos alguna vez un cómplice