Todo error deja una enseñanza