Si las palabras no son mejores que el silencio