Ser coherentes con nuestras creencias