Señor no permitas que me quede donde estoy...