Quien mucho se ausenta, pronto deja de hacer falta.