Por cada minuto de enfado perdemos sesenta segundos de felicidad.