No hay medicamento que cure el dolor del alma