No olvides que la causa de tu presente es tu pasado