La vida nos deja tranquilos y en paz la mitad del tiempo