La vida no es esperar a que pase la tormenta