La verdadera religión no es una creencia