La razón por la que nos aferramos a los recuerdos