La noche más oscura ofrece el amanecer más luminoso