Jesús se apartó de nuestra vista