Es preciso florecer ahí donde la vida nos ha plantado