Eres sabio si sabes cuándo hablar y cuando callar.