Conmovedora carta para Dios de un niño que perdió a su padre