Sonreír y no amargarse la vida por nadie