¿Sabes por qué las mejores personas siempre sufren?