Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida