Que nunca te falte el deseo de amar a Dios, Feliz viernes