Que difícil resulta aceptar el saber que te he perdido