Que bueno sería tener el corazón en el cráneo y el cerebro en el pecho.