Puede que hablar sea una necesidad