Ser una pareja perfecta no significa no tener problemas