Nunca la ausencia es causa del olvido.