Nunca digas adiós si todavía quieres tratar