Las lágrimas derramadas son amargas