LÁGRIMAS es el lenguaje mudo de mi pena