La serenidad no es estar libre de la tormenta