Solo basta una mentira para perder la confianza de los demás.