La confianza es como un borrador